Democracia y Ciudadania: Una rayita

Posted on septiembre 25, 2009

4


Yo no voto. No me inscribi y no fue por tiempo. Fue por decisión personal. Encuentro Ofensivo que votar, pase a ser, segun la sociedad, nuestro acto civico y de ciudadania. Hay algunos que opinan que si uno no vota, no puede opinar; que si no vota no es ciudadano; y que si no vota uno no puede tener ideas.

Afiches sobre votación, al parecer de argentina, el lado A y el lado B del universo votante.

Estamos, según parece, en democracia, donde la decisión, la autodeterminación, la libertad de expresión y la libertad a per se, pretenden ser los estandartes de una nación modelo, inclusiva, participativa y que se preocupa por el bienestar social.

 

Afiche español, donde votantes de verdad, hacen movimiento de verdad, al parecer, esta sería una opción de votar con conciencia, paciencia y acción.

Creo que es un error pensar de esta manera, no estamos hablando entonces de un sistema donde todos tenemos las mismas libertades. La violencia simbolica de excluir de una sociedad por un simple acto civico (aunque la constitución lo diga), permite, que personas con nulos argumentos, falta de conciencia y poco poder critico, pero que votan, sientan la imperiosa necesidad de sentirse con las libertades de pensar que los demas, o el universo no-votante, se le pueden privar sus libertades.

Escribo este post, que deriva de una conversación, con Diego, amigo y cientista politico, donde nos cuestionamos las posibilidades de una democracia. Insisto, la democracia se vende como una panacea, pero no lo es, es un sistema cohercitivo, donde a los individuos solo votan y con eso se desligan, solo decidimos quien va  a hacer cosas por el país, no por las cosas que queremos, ni lo que necesitamos, recordemos que siempre los grupos politicos estan asociados a elites (economicas o ilustradas, o de etiqueta ilustrada).

Me violenta, que por no votar pierda mi ciudadania (otro tipo de discriminación e invalidación de grupos sociales). Yo soy ciudadano, opino y hago cosas. soy igual que todos, que no quiera votar, no significa que no me importa el país, a lo mejor me importa mucho.

El no votar, es como ser ateo, una lucha constante por dar a entender un punto de vista de la no-elección. Que al fin y al cabo, si se nos permite alguna libertad en nuestra “democracia”, es por lo menos a la de elegir no elegir.

NOTA: El 2006 la cantidad de votantes era de: 8.085.931 solo la mitad de los chilenos.

Estadisticas Electorales 2008. Chile INE.

 

Anuncios