Té. Té. Té.

Posted on enero 4, 2010

0


https://i0.wp.com/annexesdeslivresetdesheures.googlepages.com/MaxenceFermine.jpg

FERMINE, Maxence. Opio. Barcelona: Anagrama, 2003.

“Trabajó con pasión y silencio, eligiendo las hojas según su olor, al igual que la nariz selecciona los aromas que formarán un perfume. Era como componer un ramo de fragantes flores para la mujer que espera uno desde hace años. Algo mágico, sensual, turbador.” (107p)

Lo descubrí entre los anaqueles. Paseando a través de la biblioteca, lo cual es una de las cosas peligrosas que se llega a hacer. Te ves derrepente con tus manos cargadas de libros que no ibas a buscar y que a lo mejor no vas a leer.

Gracias al viaje que realice a donde mis padres pude leer estos libros que uno se lleva solo tentados por el nombre y el autor. Las nacionalidades son cosas que me atraen. La multiculturalidad. No todos los libros son espectaculares, pero si creo que de todos se puede extraer algo. En Opio, la historia del Té es atrayente y uno termina disfrutando esta bebida de otra manera. Es extraño. Pero el Opio no. Aunque creo que no faltará el que quiera ser un objeto de la mujer mas poderosa de la Ruta del Té. Fragmentos cortos de ideas. Me falto descripción. Demasiado haikus los textos, casi ideas de trama. En fin. Es un libro liviano, con fragmentos bellos. Miradas lumínicas. Como una bolsita de té que desprende de a poco su sabor y aroma, y en cada sorbo se transforma en una caricia.

NOTA: me he dado cuenta que siempre recomiendo todos los libros, pero este me gusto por lo del té, no se si sea por que el libro es bueno. Bueh, quizás un defecto del Lector Patologico.

Anuncios