Alza la Voz

Posted on enero 14, 2010

1


“¿Es correcto levantar la voz cuando a uno le acallan? Si.”[1]

Gritar, como el cuadro de Munch, hasta validar una desformación es la posibilidad dentro de la disidencia. Decir las cosas. Insultar. Por que cada cosa que se pretende hacer desde la disidencia debe sonar como un insulto, causar malestares en los que oyen nuestro grito. En el medio actual y a lo mejor orientado por la literatura de las cosas, hacernos callar es una costumbre. Todavia despues de mas de un siglo nos hacen callar, nos dicen como vestir, que comer, etc.; y todavia seguimos en silencio. Al parecer cada vez con mayor y mejor inconciencia de esta obediencia. Es dificil no despensar constantemente, no dejar de ser inconsecuente, dejar de mentir, ser sincero, respetar. Eso lo sabemos, no nos enseñan a hacerlo. Nos enseñan a complacer.

Este es un levantamiento de voz. Pretendemos levantar un canon en una suerte de Coro Gospel. No se si es correcto anteceder un manifiesto, pero como dije, mi literatura vivencial me incita a hacerlo. La unica forma de crear un espacio es gritandolo. No se si una comunidad. Si una Asociación. Me agrada pensar que en mi generación y a lo mejor la mayoria de la gente que me rodea anhela la transgresión. Romper. Triturar. Como en un musical cuando uno de los protagonista (lo se bien marako el comentario), dice que lo opuesto de la Guerra no es la Paz, sino la Creación.

Pretendo propiciar la creación. Me gustaria que las reuniones que nos convoquen se generen en un boca a boca, dejemos el correo electronico, el facebook, el twitt, el celular. O mejor aún, poeticemos. Dejemos las obviedades, creamonos conspirados. Conspiremos.

Todos los reunidos poseemos algo, lo filial. Nada mas y a lo mejor, que es lo que espero, ansias de expresar. Somos por excelencia Queers: Putos, maricas, negros, pobres, alcoholicos, vagabundos. Todo lo que nos categoriza en una sociedad que mas que grupo humano, parece una nube de tags.

Es necesario y lo creo asi, el delimitar. Las reuniones seran idealmente y de manera concreta cada dos semanas. Cada uno debera exponer, lo que desee en cuanto a la disidencia, la transgreción, lo feo, lo turbio, lo que deseen como dije entonces, por sesion.

Creo que Mr. V y yo seremos los primeros para dar el pie. Las herramientas: las que plazcan. Peliculas, textos previamente enviados (de manera que los podamos imprimir de instituciones publicas y ahorrarnos el dinero), musica, obras plasticas.

Propiciaremos el debate para una posterior creación, quizás no con miras a una composicion o un ensayo. Si con miras al formato que deseen. Un corto, un poema, un texto, una intervención. En sintesis:

Una idea → Un debate → Una propuesta → Una acción → Una transgresión

Es simple, hay que tener animo y ganas de participar. No habra asistencia. No grabaremos las sesiones. Expresaremos.

De algo podrá servir. Creo que todos tenemos diferentes capacidades. Aunque hay que decir que estamos en contra de todo y en desacuerdo. Siempre en desacuerdo. Esta es una manera de propiciar además la creatividad.

La democracia no existe. La discriminación siempre es latente. Somos proanimal. Abraza arboles. Pro aborto. Provida. Antinazis. Nacionalistas. Ateos. Invertidos. Todo.

No somos iguales, no es necesario. Somos diferentes, diferenciables, equitativos, respetuosos. Debemos odiarnos un poquito. Amarnos un poco más.

Esto no es un manifiesto. Si no un levantamiento. Un grito.

NO tenemos nombre, o podemos tener muchos. Da lo mismo. Solo nos interesa la critica, la autocritica, la heterocritica, la hipocritica, la hemocritica.

Somos unos inconformistas. Antisociales de corbata. Sabemos lidiar con todo. Nos disfrazamos. Comemos, cagamos y ganamos dinero.

Pero lo mejor es que queremos levantar la voz cada vez que nos hacen callar, pero un poco más fuerte siempre.


[1] KUNDERA, Milan. La insoportable levedad del ser. 235 pp.

Anuncios