Vanidad Intelectual

Posted on enero 24, 2011

0


Otro día.

Me vi pensando, mientras Aramis y María Graciela (Relatores de un taller de Promoción de Lectura) dictaba su clase, que sabía mucho sobre lectura. Teoría literaria, es decir, me sentí un documentado.

Y lo hice saber, quise compartir que si sabía, que me sentia capaz, habil, entusiasmado por mostrar que todo lo que leo me sierve de algo.

Mi comentario, dio nacimiento a otros y me sentí paterno con las pequeñas palabras que algunas personas soltaron, palabras hijas de las mías.

Sin embargo, no preví, un vicio, casi tan viral como mi comentario: La vanidad.

Es que cuando nos ponemos con cara de seriotes y faceta de libro se nos cae la humildad por la borda, junto con la modestia, sin más, escupimos el conocimiento embutido que tenemos en nuestras mentes. A veces, la peor de todas quedamos como idiotas. Pero idiotas soberbios, orgullosos y seguros de que ser vanidosos con nuestro conocimiento es lo justo y necesario.

Pero, seamos sinceros no todos estan dispuestos a escuchar lo que “conocemos” y muchas veces lo que decimos no es gratuito viene acompañado de una necesidad de gratificación. De aprobación.

Error, que espero no volver a cometer. Me tragare la soberbia antes que escupirla. Un poco de humildad no le viene mal a nadie.

_________

Este post es totalmente gratuito.

 

 

Anuncios